¿La dificultad para la convivencia es falta de sentido común?

El comportamiento de las personas en las relaciones interpersonales puede dificultar o facilitar la convivencia diaria. Razón por la cual es importante reflexionar sobre este asunto.

Muchos de nosotros en alguna oportunidad hemos pensado que a los demás les falta sentido común, que lo estamos perdiendo con el paso del tiempo, que parece que cada quien está solo por sus intereses y que a los demás le importan muy poco.

Recuerde, por ejemplo, cómo es nuestra conducta cotidiana en el tráfico, en una cola para pagar un servicio público, en el supermercado o cuando esperamos un puesto de estacionamiento en un centro comercial.

Como resultado de estudiar el tema, podemos conceptualizar el sentido común como el conjunto de capacidades intelectuales, emocionales y conductuales que le permiten al individuo obtener aprendizajes con significados compartidos que pueda traducir en comportamientos positivos de bienestar en el vivir con otras personas. Este resultado está íntimamente relacionado con la autoestima individual.

El sentido común nos ayuda a estar conscientes de los recursos que tenemos como personas y el uso de estos, puede hacer la diferencia entre el logro de un resultado exitoso, de otro que no lo sea.

Investigando a lo largo de 20 años sobre estos conceptos, encontramos que saber hacer, querer hacer y sentirse valorado, útil y productivo tiene que ver con la respuesta que damos a los otros en la convivencia diaria.

Si conocemos nuestros talentos, identificando lo que hacemos muy bien, lo que nos gusta hacer y pensando cómo con estas características podremos ser productivos, nos sentiremos bien con nosotros mismos, y como consecuencia actuaremos con sentido común.

Encontramos conductas en común entre las personas que lograron pasar de ser individuos a ser personas. Digo de individuos a personas, para hacer una comparación entre los que se perciben como víctimas de la indolencia de otros, corresponsables por la calidad de vida en su comunidad.

A estos últimos los llamo personas porque:

1. Saben quiénes son.

2. Organizan y desarrollan hábitos, como capacidad para hacer.

3. Emprenden acciones correctas para lograr sus objetivos.

4. Valoran el tiempo como un recurso fundamental no renovable.

5. Logran bienestar y prosperidad.

6. Le importan las personas a su alrededor.

Entonces, ¿se puede desarrollar el sentido común en los individuos? Concluimos que sí, porque ninguno de nosotros es un producto terminado. Solo necesitamos capacidad, conocimiento y fuerza de voluntad para asumir la responsabilidad con el verdadero cambio.

MIGDALY ROJAS
@MIGDALYROJAS